rodonafisio

 

EL AGUA COMO SALUD

El trabajo en el medio acuático aporta sensibles mejoras en la recuperación de determinadas enfermedades o lesiones. Las propiedades físicas del agua la convierten en un medio muy favorable para desarrollar tratamientos de fisioterapia.

El hecho de trabajar dentro del agua nos ayuda a disminuir el peso y el estrés sobre las articulaciones y los músculos favoreciendo la movilidad. La resistencia a los movimientos producida por el agua requiere más esfuerzo muscular y gasto calórico. La temperatura del agua y la presión sobre el cuerpo mejoran la circulación y la relajación física y mental.

La fisioterapia acuática está especialmente indicada en el tratamiento de las patologías:

- Problemas de espalda: desviaciones vertebrales, hernias discales, lumbalgias, reeducación postural ...
- Problemas reumáticos: artrosis, artritis, osteoporosis, fibromialgia, espondilosis ...
- Parálisis cerebral, polineuropatías, lesión medular, neuralgias ...
- Problemas psicomotrices, de coordinación y de equilibrio dinámico y / o estático
- Problemas cardiorrespiratorios leves o moderados
- Lesiones musculoesqueléticas: esguinces, fracturas, luxaciones, contracturas ...
- Postoperatorios
- Embarazo y posparto
- Ansiedad

Las sesiones están impartidas por fisioterapeutas titulados, que son los que desarrollan la tarea en la piscina con la aplicación de un trabajo individualizado para cada persona.